7. Arquitectura bárbara.

29 05 2007

 

“…tal vez, en el mismo momento en el que la arquitectura tomó conciencia de que era un artificio (de ser humano) se imposibilitó del todo la arquitectura aborigen (originaria del suelo en el que se asienta). “ José Joaquín Parra Bañón, “Bárbara arquitectura Bárbara virgen y mártir”.

A pesar de que en su obra Joaquín realiza un análisis de una índole más bien lingüística enfocado en la mitología como la fachada principal, desde la metafórica y trasfondo es rica en contenido memético.

Así la idea de la barbarie de la arquitectura, es decir, su extra-vagancia y no pertenencia a la naturaleza, lleva a un razonamiento de contraposición probablemente provechoso.

Eso es, si anteriormente ya mencioné que la arquitectura es algo propio del ser humano, debido su origen memético (cultural), ahora se cambia punto de vista para observar la faceta extranjera de la arquitectura frente a la naturaleza o Gaia en términos preexistentes al hecho cultural.

Se puede decir que tanto la arquitectura como el resto de la naturaleza interactúan de forma activa, creando un conjunto unitario que afecta a ambas partes en menor o mayor medida.

El hecho, es que la naturaleza no artificial, se rige por dos sistemas de redes evolutivas, la física y su casuística, la que afecta la orografía, minerales y demás aspectos inertes del conjunto terrestre, y la genética, que es fruto de la anterior (sin entrar en debate teológico). Ahora bien, estos dos sistemas debido miles de millones de años de convivencia, actualmente se comportan bajo un común proyecto simbiótico llamado Gaia. La perfección de esta unión esquemática radica en su capacidad compensatoria y auteregenerativa, hecho favorecido por la selección natural.

Ahora bien, desde hace unos pocos miles de años la memeplexia cultural del ser humano alcanzo tal escala que creo una tensión considerable frente al sistema de redes Gaia.

La estructuración del desarrollo y propagación cultural es considerablemente diferente al del bio-geológico. Mientras el ultimo visto como un grafico se asemeja a un árbol (el cual crece hacia el cielo, lo cual no solo podría ser metáfora), el cultural o memético es mucho mas cercano a lo que puede llamarse red.

Pero el aspecto estructural de la evolución solo es un dato superfluo, el principal conflicto se debe a que ambos sistemas tienen unos ciclos poco sincronizados, debida el dinamismo de la memetica, que por otro parte como ya se menciono tiene mecanismos distintos a los de selección natural por lo que su índole es mucho mas subjetiva frente a la adaptación al medio. Lo cual a su vez lo enfrenta en una tensión, que puede ser perjudicial en primera instancia a la arquitectura y en la última al mismo meme, por no mencionar a su portador.

Dicho esto, se puede reafirmar la postura de que la arquitectura es algo ajeno a la naturaleza, pero matizando, que en un futuro al igual que la vida fruto casual de la física, fue bárbara para la ecología terrestre y acabo por entrar en una simbiosis Gaia, de la misma forma la memetica, cultura y por supuesto su artificio, la arquitectura, frutos de la casuística vital, podrán unirse a la sociedad limitada Gaia. ¿Será este el camino para una arquitectura superior desde el punto de vista racionalmente productivo?








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.